Sigue a Xataka

AR Drone 20 análisis portada

Una de las ventajas de trabajar en Xataka es que de vez en vez en cuando te encuentras probando un juguete como el AR Drone 2.0 y te conviertes en la envidia de tus compañeros.

A mi me ha tocado esta vez pasarlo en grande con el análisis del AR Drone 2.0, un accesorio de Parrot para smartphone que cuesta 300 euros e incluye un extra de los más interesante: capacidad de grabar vídeo en alta definición.

Si más dilación os dejo con mi análisis en Xataka del AR Drone 2.0.

AR Drone, análisis en vídeo

Aunque ha costado, no podíamos dejar pasar la oportunidad de ofreceros uno de nuestros análisis en vídeo de este AR Parrot 2.0 que tanto se gusta:

En Youtube | AR Drone en vídeo.

Pilotarlo es un juego de niños

Si el modelo de la generación anterior del AR Drone de Parrot ya era bastante sencillo de manejar, esta segunda versión roza la perfección en ese aspecto. Y todo sin quitarle emoción al pilotaje.

El truco está en las mejoras que ha introducido Parrot tanto a nivel de software como de hardware, donde el nuevo sistema MEMS – compuesto por un acelerómetro de tres ejes, un mangnetómetro de tres ejes y un sensor de presión – apoyado por una segunda cámara conectada a la unidad central de inercia, hacen que volar este AR Drone sea un juego de niños.

AR Drone 20 interfaz de vuelo

Una pega del modelo anterior era que necesitábamos conocer la posición relativa del AR Drone para poder pilotaro con eficacia. Con este modelo 2.0 esa limitación se elimina y ahora no tenemos que tener como referencia hacia donde mira el AR Drone para pilotarlo, sino que el vuelo y direcionamiento es más intuitivo y directo.

Para empezar a volar este cuadricóptero solo debemos conectar nuestro teléfono a la red WiFi que crea el propio cuadricóptero y lanzar la aplicación, disponible para equipos iOS y también bajo Android.

Interfaz vuelo

La interfaz de la aplicación de vuelo es sencilla, con todos los datos visibles de un golpe. Allí encontramos los controles físicos simulados en la pantalla, así como el panel de configuración (donde podemos ajustar la altura máxima a la que queremos que suba el AR Drone – hasta 100 metros en teoría – así como si estamos con vuelo en exteriores o interiores, velocidad de giro), el estado de la batería del equipo, el botón de grabación y toma de fotos …

Para empezar a manejar el AR Drone 2.0 solo debemos pulsar el botón de despegue y el equipo se queda más o menos a un metro de altura y estabilizado hasta que decidamos empezar con el pilotaje.

Interfaz principal

En cuanto al aterrizaje, es igualmente sencillo, y pulsando justo donde lo hacíamos para despegar, el AR Drone reduce su velocidad, desciende rápidamente y cuando alcanza el metro de altura, queda reposado de forma delicada sin que tengamos que maniobrar nosotros.

AR Drone en vuelo

Pilotar el AR Drone se puede hacer de dos formas: con controles físicos simulados en la pantalla a modo de joysticks, o con el uso de los acelerómetros del teléfono o tablet. En ambos casos el resultado es espectacular, y pareceremos expertos pilotos con apenas media hora de toma de contacto.

La única situación en que será casi imposible hacerse con el control del AR Drone es en exteriores con viento.

Y llegamos al punto que más suele dar que hablar de este AR Drone después de alucinar con él al verlo en funcionamiento: la autonomía.

AR Drone 20 análisis lugar para las baterías

El AR Drone 2.0 mejora ligeramente la del modeo anterior y se queda en 11-12 minutos. Puede parecer poco pero es una cifra que no está tampoco alejada de equipos de aeromodelismo.

El modelo que he probado para Xataka venía con un juego doble de baterías, con lo que al final, si somos cuidadoso, alcanzamos casi media hora de diversión, una cifra que servirá para la mayoría de consumidores.

AR Drone 20 análisis carcasas

Sobre las carcasas, el AR Drone viene con dos: una para exteriores y otra para interiores. Ambas están fabricadas en porexpan y con el contorno en PA66 – se usa en parachoques de coches -, y aunque a simple vista puede parecer un material muy delicado, ha soportado estoicamente la torpeza de este editor de Xataka a la hora de volarlo con viento y aguantado sin inmutarse varias caídas espectaculares.

La cámara, lo más atractivo del AR Drone 2.0

Si volar este AR Drone 2.0 ya es por sí solo muy divertido y una experiencia interesante, el interés por este juguete se refuerza por la inclusión de una cámara capaz de tomar fotos y vídeos con una calidad que sorprende de inicio.

AR Drone 20 análisis cámara de vídeo

Este modelo 2.0 incluye una cámara frontal con resolución de 720p que hace que los vídeos aéreos se vean con mucha calidad. Además, el rango dinámico lo maneja bastante bien, algo importante cuando tenemos una cámara volando con luces y sombras siempre al acecho para fastidiarnos la toma.

Con un poco de pericia y horas de vuelo, podemos conseguir panorámicas a gran velocidad muy espectaculares. Esa cámara principal podemos combinarla en tiempo real con la de menor calidad y situada en la parte inferior del AR Drone.

Subida directa a Internet

En ambos casos, estemos grabando o no, en todo momento tenemos en la pantalla del tablet o smartphone la imagen en tiempo real de ambas cámaras. Pero lo más interesante es grabar y pder disfrutar luego de nuestro vuelo en alta definición 720p. Esos vídeos los podemos subir directamente a Youtube desde el teléfono, con una interfaz completa que rellena esa sola los campos y que por defecto coloca los vídeos como privados en nuestra cuenta.

Si preferimos obtener los vídeos directamente del AR Drone, contamos con un puerto USB justo en el lugar para la batería.

Un accesorio que mejora junto a otros

Si con todo lo que te he comentado ya de este AR Drone 2.0 no tienes unas ganas tremendas de darte un capricho y comprarlo, no te podrás resistir a hacerlo si en tu círculo de amigos tienes a otro “loco” con un AR Drone 2.0.

La posibilidad de juegos con realidad aumentada es uno de los atractivos todavía por explotar en este AR Drone 2.0. De momento en la tienda de aplicaciones hay un par que pintan interesantes siempre que tengas con quien jugar. Y hay un kit para ayudar a los desarrolladores a hacer volar su imaginación.

Ar Drone juegos

AR Drone 2.0, la opinión de Xataka

Resulta complicado hablar de un accesorio para teléfonos y tablets que cuesta 300 euros. Lo resulta todavía más si su uso es casi puramente de ocio y vemos los datos de autonomía.

Pero este AR Drone 2.0 que hemos probado en Xataka es un juguete tan bien hecho que cuesta resistirse. Es sencillo de volar a la par que emocinante, y tiene el extra de la cámara de vídeo con la que te aseguramos que no te aburrirás de probar sus posibilidades creativas.

AR Drone lo hemos probado en Xataka

Pero claro, luego vuelves a ver los 300 euros que cuesta y tienes que pensar muy bien si puedes permitírtelo. Si es afirmativa la respuesta, seguro que no te arrepientes.

El AR Drone ha sido cedido para la prueba por parte de Parrot. Puedes consultar nuestra política de relaciones con empresas

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

37 comentarios