Compartir
Publicidad
Publicidad

¿Tiene sentido pagar 500 dólares por los nuevos Intel Compute Stick?

¿Tiene sentido pagar 500 dólares por los nuevos Intel Compute Stick?
Guardar
39 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Los dongles HDMI se han convertido en una propuesta interesante para diversos escenarios, y algunos fabricantes están comenzando a plantear soluciones aún más ambiciosas en este terreno.

Intel ha anunciado el lanzamiento de sus nuevos Intel Compute Stick, unos dispositivos que analizamos hace unos meses en su primera iteración y que ahora llegan con nuevos procesadores mejores prestaciones y puertos de conexión y, sobre todo, nuevos precios. El modelo más caro sale por 500 dólares, algo que nos hace preguntarnos si alguien cree que este tipo de propuesta tiene sentido en el mercado actual.

Un dongle HDMI a precio de portátil

Intel ofrece tres versiones de sus Compute Stick. La primera hace uso de un Atom x5-z8400 a 1,44 GHz y dispone de 2 GB de RAM, 32 GB de almacenamiento, ranura MicroSD, un par de puertos USB (uno de ellos USB 3.0), WiFi 802.11ac y Windows 10. Este dispositivo sale por 159 dólares y mejora sensiblemente la propuesta básica, sobre todo por la mejor conectividad WiFi y ese puerto USB adicional.

Intel

A partir de ahí nos vamos a los modelos más ambiciosos y que cuentan con los nuevos Intel Core M de la familia Skylake. En ambos casos tenemos 4 GB de RAM, 64 GB de almacenamiento, ranura MicroSD, WiFi 802.11ac y tres puertos USB 3.0, además de estar basados en Windows 10. El modelo intermedio incluye un Intel Core m3-6Y30, mientras que el modelo más caro integra un Intel Core m5-6Y57.

La propuesta es llamativa porque demuestra esa capacidad de miniaturización de estos productos, pero ese logro tiene un coste elevado: 300 dólares para el modelo con el Core m3 y 500 dólares para el modelo con el Core m5.

Por muy capaces que sean ambos productos, y sobre todo el último, esos 500 dólares podrían ser también utilizados para algún portátil de gama media e incluso algún tablet convertible modesto como los que ya están comenzando a aparecer con Windows 10. Teniendo en cuenta que en esos dispositivos contamos con un teclado y una pantalla para trabajar, la propuesta de Intel parece difícil de defender salvo en ese modelo de gama de entrada que sí parece ser más coherente con los casos de uso de estos dispositivos. ¿Qué os parece?

Vía | HotHardware
En Xataka | Asus VivoStick: no es un pendrive, es un mini-ordenador con Windows 10

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos